Un Eclipse Solar siempre es una Luna Nueva y tiende a marcar comienzos. Un Eclipse Lunar siempre es una Luna llena y usualmente marca finalizaciones o situaciones culminantes.

Los eclipses lunares: Pueden ser de dos tipos.

      Eclipses parciales

      Eclipses penumbrales de la luna

La creencia popular y muchos libros de texto mágicos ancestrales previenen contra el lanzamiento de hechizos o la realización de cualquier rito mágico en el día o la noche del eclipse. La mayoría de los hechiceros de hoy en día continúan haciendo caso del consejo -no porque teman ser derribados por el rayo luminoso lanzado por la ira de algún dios; sino al contrario, porque durante un eclipse las líneas de fuerza lunares o solares están divididas y sus resultados en la magia se anulan.

 

Necesitarás algún calendario o guía en donde indique las horas y los días en los que se producen. Elige objetivos a largo plazo bastante tiempo antes de que se produzcan. Sirve cualquier tipo de magia, pues los eclipses representan la unión perfecta del sol y la luna.

 

Los brujos que eligen trabajar con Diosas Oscuras argumentan que así corregirán problemas que vienen de lejos. Por el contrario, los partidarios de los Luminosos recurren a la magia de las hadas.

Los Eclipses están profundamente conectados a la evolución de la consciencia. Anuncian e inician la transformación hacia las octavas de luz superior y reunifican la luz y la oscuridad, mientras crean una sombra - un cono de poder - que pueden sanar como así también destruir.

Novedades

¡Tengo nuevas fotos!