Es el momento adecuado para iniciar todo aquello que queremos que progrese, aumente y logre su cometido.

El cuarto creciente se sitúa hacia el Oeste (Calliech, las puertas de la muerte y el renacer). El cuarto creciente representa a la Diosa, el amor, la manifestación y la abundancia. Es la copa que contiene los misterios que caen sobre sus hijos. Es un periodo propicio para recopilar información o ideas para un proyecto mágico.

 

En este periodo, la luna sale a media mañana y se pone después del atardecer. Lo ideal es trabajar en el punto medio del cuarto creciente (Ver en un calendario lunar) pues es el momento de mayor fuerza.

 

Los trabajos se pueden hacer tres días y medio después de la luna nueva y hasta el séptimo día. Se puede hacer algo de magia menor día a día para mejorar los objetivos y proyectos. Es importante la Diosa y los arquetipos femeninos, debido a la energía del cuarto creciente. Se puede trabajar especialmente para:

      Los animales

      La actividad comercial

      El cambio

      Las emociones

      La fuerza matriarcal

 

Meditaciones: meditaciones relacionadas con los objetivos y proyectos, o sobre el arquetipo de la Diosa para desarrollar alguna característica que necesites en tu propia vida.

Novedades

¡Tengo nuevas fotos!