Género: Allium

Especies: A. sativum (ajo de toda la vida), A. coepa (la cebolla)

Familia: Liliáceas

Origen: centro de Asia, de donde pasó a Egipto, Grecia, Roma y al resto de Europa. Los españoles lo llevaron a América.

Multiplicación: Semillas

E: ajo

GB: Garlic

F: Ali

D: Knoblauch

I: Aglio

P: Alho

 

Dicen que su nombre proviene de la palabra celta All, que significa caliente, ardiente.

 

El bulbo se divide como todos sabéis en dientes, y es en ellos en donde se encuentra la aliina, sustancia que se encuentra también en el resto de la planta y se transforma en disulfuro de alilo, que es el que da ese inconfundible olor al ajo.

 

Hay muchas variedades de ajo, el blanco, o normal, el rosa, el rojo, el gigante y el miniatura y también tenemos el ajo macho, que es aquel que toda la cabeza la forma un solo diente.

Las hojas del ajo, a diferencia de las de cebolla, son macizas, las de la cebolla son huecas, más pochas.

 

El ajo no suele florecer pero a veces, cuando se forma la flor, se encuentran en ella bulbillos, que reproducen la planta como si fueran dientes.

Flores blancas y rosadas, cerradas antes de la floración en unas cápsulas membranosas con una punta alargada que se abre longitudinalmente en el momento de la floración y permanece marchita debajo de las flores. Se agrupan en umbelas.

 

Fitoterapia

La verdad es que las propiedades que tiene el ajo son, exagerando un poco, casi infinitas, y, sinceramente, si no fuera por el fuerte olor que despide, sería para tomarlo todos los días sin excepción (os lo digo por experiencia propia, yo tomé el alcoholaturo de ajo durante casi 3 meses y ciertamente acabas oliendo a ajo, sudas ajo, y da igual si te duchas o no, uffff)

Pero a lo que vamos, el ajo dentro de sus muchas propiedades es hipotensor suave, bueno para la arteriosclerosis, antiséptico, bacteriostático, bactericida, vermífugo (destruye los oxiuros, esos pequeños gusanos intestinales de los niños) y parasiticida, eficaz contra amebas, virus y hongos de todo tipo.

Como desinfectante, actúa contra los microbios en las vías intestinales, respetando la flora gástrica útil.

También es expectorante y fluidificante de las secreciones bronquiales, antiagregante plaquetario (es decir actúa licuando la sangre, algo parecido a la aspirina), hipoglucemiante y diurético.

 

Asimismo, en veterinaria, se suele usar el ajo contra la hinchazón de los rumiantes, machacando una cabeza de ajos en leche fría.

 

Comentar que el principal papel del ajo es el de estimular el apetito y facilitar la digestión. Pero las personas que tienen una inflamación o que padecen enfermedades de la piel, no deben comerlo.

 

Moliendo el ajo con grasa y aceite, se obtiene un ungüento llamado mostaza del diablo, que es muy bueno para disolver los tumores fríos.

 

El ajo entra también en la composición del famoso vinagre antiséptico de los 4 ladrones, que sirve para evitar el cólera y la peste, el tifus y otras infecciones microbianas (este vinagre lo pondré en un post a parte para hacerlo más claro)

 

Dosis

Un alcoholaturo al 5%, 20-30 gotas antes de las comidas (bueno, puede ser en el líquido que queráis o en la propia comida, si es una sopita o caldo por ejemplo)

 

Magia

Nombres populares: Ajo y melaza de hombre pobre.

Género: masculino

Elemento: fuego

Deidad: Hécate

Poderes: Protección, curación, exorcismos, deseo sexual, y antirrobos.

Usos rituales: El ajo se comía en las fiestas dedicadas a Hécate y se dejaba en una encrucijada como sacrificio en nombre de la diosa.

Usos mágicos

Se usa para protegerse de la peste, del mal de ojo (para ello es bueno llevar en el bolsillo un diente de ajo en papel albal). Absorbe enfermedades. Sólo tienes que frotar los dientes de ajos frescos y pelados sobre la parte afectada y luego tirarlos al agua corriente.

Se usaba para un antiguo hechizo para protegerse de la hepatitis: llevar 13 dientes de ajo al final de un cordón durante 13 días al cuello. El último día, a la medianoche, camina hacia un cruce de caminos, tira el collar y sal corriendo sin mirar atrás.

Es un gran protector para los males.

Puedes llevar una cabeza de ajos en el coche junto con mercurio y te protegerá contra los accidentes.

Se pone en la casa para alejar a los ladrones…bueno, realmente aleja todo mal, sea cual sea (véase el ejemplo en los vampiros, jejejejej)

 

Curiosamente, y eso no lo probé todavía, si se frota contra un imán, éste pierde sus propiedades mágicas…..

 

 

 

Fuentes:

-Enciclopedia Salvat de la jardinería

-www.infojardin.es

-Plantas medicinales de la Península Ibérica e Islas Baleares.

-Nuestras amigas las plantas.

-Mi libro sin tapas.

-Enciclopedia de las hierbas mágicas de Cunningham.

 

Novedades

¡Tengo nuevas fotos!