Nombre científico o latino: Thymus vulgaris

Nombre común o vulgar: Tomillo, Tremoncillo

Familia: Labiatae (Labiadas).

Origen: Región mediterránea.

 

Existen unas 14 especies de tomillo en Europa, la mayoría restringidas al Mediterráneo occidental. La más conocida, el tomillo vulgar, se extiende por toda la mitad este de la península Ibérica, el sureste de Francia y la costa occidental de Italia.

Hay otras especies de distribución peninsular pero las más conocidas y extendidas son: el tomillo grácil, de aroma penetrante, y la mastiquina. En el resto de Europa el tomillo más común es el serpol, cuyas virtudes se asemejan a las del tomillo vulgar.

 

Crece espontáneamente en toda la cuenca mediterránea, especialmente en los terrenos áridos y poco fértiles.

El tomillo necesita un magnífico drenaje.

Muy fácil de cultivar. Necesita sol, crece bien en todo tipo de suelos y resiste bastante la sequía.

 

Las flores aparecen de mediados de primavera hasta bien entrada la época estival y se presentan en racimos terminales que habitualmente son de color violeta o púrpura aunque también pueden ser blancas.

Esta planta despide un intenso y típico aroma, que se incrementa con el roce.

El tomillo resulta de gran belleza cuando está en flor.

Atrae a avispas y abejas.

Arranca las flores y hojas secas del tallo y añádelos a un popurrí, introdúcelos en saquitos de hierbas o en la almohada.

También puede usar las ramas secas con flores para añadir aroma y textura a cestos abiertos.

Luz: vegetará mejor siempre que se encuentre en lugares soleados.

El tomillo se puede cultivar en interiores, cerca de una ventana con mucha luz.

En climas fríos puede necesitar protección contra las heladas.

 

También se utiliza para aromatizar las casas, para tal efecto se cortan ramitas que se clavan en las macetas de las plantas de interior.

No precisa de ningún abono especial, pero no lo abones con fertilizantes minerales ricos en nitrógeno tipo Nitrophoska porque disminuye su resistencia a las heladas, al crecer más rápido y por consiguiente, más tierno.

 

Como muchas aromáticas: poda tras pasar la floración cada año.

 

Se multiplica por:

1. Semillas en primavera (es el método más lento).

2. División de la mata en primavera.

3. Acodo en primavera u otoño.

4. Esquejes de estaca semi maduros a principios de verano.

 

El tomillo puede durar un máximo de 4 ó 5 años, ya que entonces pierden en parte su perfume. Las matas viejas se deben sustituir cuando presenten troncos leñosos.

Riegos escasos, el exceso de humedad le es muy perjudicial, aunque de manera más abundante en la época del año en la que hace más calor, toda vez que está expuesta a temperaturas muy altas. Aguanta bien la sequía.

Es conveniente quitar las flores marchitas para favorecer un crecimiento denso.

Se poda en otoño, aunque según se vayan marchitando las flores, éstas deben irse retirando.

Las semillas se ponen en un semillero a finales de invierno (febrero en el Hemisferio Norte). Necesitan luz para germinar.

Para utilizarlo fresco, se cortan los tallos y las hojas tiernos. Se separan las hojas y se pican finas.

Para secar o preparar aceite, se cortan los tallos algunos centímetros por encima del suelo, poco antes de que florezca la planta.

Se secan y después se separan las hojas.

 

Medicina

Parte utilizada

Las flores, y las hojas.

 

Usos

Antiséptico de las vías respiratorias y del tracto digestivo, estimulante general, béquico, antitusigeno (incluso para toses nerviosas) y vermífugo activo frente a anquilostomasis, ascaridasis, y oxiuriasis.

Se utiliza en el tratamiento de afecciones respiratorias (rinitis, sinusitis, rinofaringitis, enfisemas, bronquitis, catarros bronquiales, etc..) Infecciones de las vías digestivas, parasitosis intestinales e infecciones urinarias. Todo esto es gracias al timol, un antiséptico energético, que se usa incluso para lavar con infusión toda clase de llagas.

Es bueno tomar tomillo, incluso después de haber tomado antibióticos, puesto que ayuda a reequilibrar las bacterias de los intestinos.

Los afectados por la artritis, también se benefician puesto que tiene propiedades diuréticas, contribuyendo a expulsar las toxinas del cuerpo, al igual que cura también las diarreas suaves (por su acción ligeramente astringente)

La infusión de tomillo, también favorece el trabajo intelectual.

Mezclado con menta, salvia o romero, el tomillo, en forma de cataplasma, sirve para aliviar neuralgias y ciática, pudiendo actuar en decocción como antiséptico en heridas leves.

Para combatir estados asmáticos, es recomendable mezclarlo con lobelia y efedra, que contribuyen con su efecto antimicrobiano. Para la tos ferina, con cerezo de Virginia y drosera.

 

Recoge las hojas en cualquier época del año para consumir frescas. Recoge los extremos floridos para secar, separando las hojas y flores de los tallos cuando estén secos.

Se pueden introducir ramitas frescas en aceite o vinagre.

 

En combinación con el eucalipto, romero y espliego, es muy empleado para sahumerios.

 

Aceite de Tomillo

- 3 ramitas de tomillo
- 2 guindillas
- 1 hoja de laurel
- 2 clavos de especie
- 1 cucharada de sal
- 3/4 litro de aceite de oliva

 

Dosis

Infuso al 2-5%, 2-3 tazas al día después de las comidas.

 

Magia

Nombres populares: Tomillo común y tomillo de jardín

Género: femenino

Planeta: Venus

Elemento: Agua

Poderes: Salud, curación, sueño, poderes psíquicos, clarividencia, compasión, confianza, contacto con otros planos, meditación, amor, purificación y valor.

Usos mágicos:

Según los griegos, el Tomillo nacía de las lágrimas derramadas por Helena y tenía poderes curativos

Su nombre procede del griego thymia, que significa perfume.

 

El Tomillo tuvo aplicaciones mágicas en Europa para aplacar las tormentas y evitar la caída del rayo. Esta planta del Tomillo propio de los países mediterráneos, se consideraba protectora del hogar. Colocando unas ramas de Tomillo en un rincón de la casa se creía evitaba la caída del rayo en la misma y las malas influencias.

 

En las costas del Mediterráneo las tormentas, de gran virulencia en verano, fueron especialmente temidas; para conjurar su poder destructor surgieron toda suerte de ritos y creencias. En el Tirol italiano, por ejemplo, se creía que las brujas utilizaban el pelo cortado o enredado en un peine para causar granizadas y tormentas. Entre los romanos había creencias similares y por esta razón, cuando navegaban, nadie podía cortarse el pelo o las uñas.

Con la llegada del cristianismo se asimilaron estas creencias a la nueva religión. A principios del siglo XX, la mayoría de los campesinos todavía creían que el sacerdote poseía un poder irresistible y secreto sobre los elementos, que mediante la recitación de ciertas oraciones; los vientos, las tormentas, el granizo y la lluvia obedecían a su voluntad. Estas creencias hicieron que en muchos lugares los sacerdotes utilizaran ramas de Tomillo a modo de hisopo en esas ocasiones.

En algunos lugares decían que si se hace una bebida con Tomillo recogido en la Noche de San Juan veremos a las Hadas. El Tomillo debe de ser recogido cerca de una colina donde habiten estas.

El tomillo se quema para atraer la buena salud y también se lleva con este propósito. Se emplea en hechizos de curación. Colocado bajo la almohada asegura un sueño reparador y sin pesadillas. Si se lleva una ramita de tomillo en el pelo se vuelven irresistibles.

El tomillo es también una hierba purificadora; los griegos la quemaban en sus templos para purificarlos y, por eso, se quema frecuentemente antes de los rituales mágicos para limpiar el lugar, o inclusive en los baños rituales anteriores a la práctica de magia. Su fuerza no reside en la típica “fuerza bruta” que te puede dar el ajo por ejemplo, sino en la toma de conciencia de la situación, la verdadera llave para la resolución de problemas. En primavera se toma un baño mágico y purificador de mejorana y tomillo para asegurar que todos los sufrimientos y enfermedades pasadas sean alejados de la persona. También se lleva y se huele tomillo para proporcionar valor y energía.

 

Existen muchos tipos de tomillo, y según veo, en relación a la magia, estos apuntes están vistos para el tomillo común.

El tomillo salsero, por ejemplo (Satureja hortensis), es de género masculino, el planeta que lo rige es mercurio, el elemento aire, y se utiliza para desarrollar los poderes mentales, para fortalecer la mente.

 

Fuentes:

-         www.infojardin.com

-         www.espiritugaia.com

-         Plantas medicinales de la Península Ibérica e Islas Baleares.

-         Nuestras amigas las plantas.

-         100 remedios con hierbas

-         Atlas ilustrado de plantas medicinales.

-         Enciclopedia de las hierbas mágicas, de Cunningham.

-         El libro del incienso de Wylundt

-         Magia natural de Marina Medici.

Novedades

¡Tengo nuevas fotos!